English Català
Ves al inicio inicio >

Josep Antoni Gracia Vicente

Josep-Antoni Gràcia VicenteMiembro del Colegio de Abogados de Barcelona desde 1979. Es el fundador de la firma y el abogado con más experiencia del equipo. Dirige el despacho y coordina los equipos de trabajo de la diferentes áreas de actividad del despacho.

Obtuvo la licenciatura en derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona en 1979 y, antes de ser abogado, trabajó en cosas tan diferentes como dependiente de alimentación, camarero, mozo de almacén, repartidor de libros, encuestador de estudios de mercado, taxista, vendimiador, vendedor de libros a domicilio, administrativo en el departamento de administración de fincas de Banco de Barcelona; e incluso llegó a ser conductor del Metro de Barcelona, con el número 1 de su promoción. Inició estudios de biología y psicología, de los que cursó los dos primeros años, para dedicarse después exclusivamente al derecho, gracias a los sabios consejo de Antoni Bayona Rocamora.

Se ocupa de los casos de más importancia en cuestiones civiles, mercantiles, derecho penal económico, administrativo y fiscal. Es un profesional todo terreno, con una visión plurisdiplinar del derecho.

Esto le permite una gran versatilidad en el consejo legal, especialmente en las reestructuraciones de empresas o patrimonios, en caso de problemas económicos, una de sus especialidades.

Gràcia es árbitro del Tribunal Arbitral de Barcelona y ha actuado como árbitro de la Cámara Internacional de Comercio de Ginebra. También ha defendido casos importantes en procedimientos arbitrales.

Desde 1979, Gràcia ha ido acumulando la experiencia que le ha dado la práctica diaria del derecho, y ha ido dedicándose cada vez más a temas internacionales, asesorando la implantación de empresas españolas y la creación de sociedades participadas en paises tan diversos como Francia, Italia, Marruecos, Turquía, Méjico, Filipinas, Hong Kong, China, Uruguay, Florida o California.

Ha ocupado el cargo de secretario del Consejo de Administración de GRUP MARITIM TCB y ha sido consejero de TERMINAL PORT NOU.

BIOGRAFIA PROFESIONAL

dos burros, Josep-Antoni Gràcia Vicente y otroEl primer contacto de Gràcia con el mundo de la abogacía fue en 1977, en el despacho del abogado de Barcelona Jaume Lligoña Alcón, dedicado a derecho civil y accidentes de tráfico y administrador de una empresa de cobro de morosos que se llamaba TECNO-RECO. Allí Gràcia practicó una abogacía de calle y de un nivel muy básico. Aun sin ser abogado, gestionaba juicios de faltas por accidentes de tráfico, juicios de desahucio por impago de rentas, reclamaciones de deudas o separaciones eclesiásticas, muy en boga en aquellos tiempos (1978).

Vale la pena explicar una pintoresca anécdota de la entrevista inicial que Jaime Lligoña hizo a Gràcia para decidir si le contrataba o no. Era una tarde de febrero, fria y lluviosa. Gràcia estaba en la sala de espera del despacho del Sr. Lligoña, esperando la entrevista. En esas que entra la secretaria personal del Sr Lligoña con un perro, un pastor belga enorme y peludo, atado con una correa, y le dice a Gràcia:

—El Sr. Lligoña le pide que si no tiene inconveniente en pasear a su perro y, de paso, comprarle un paquete de tabajo en el bar de abajo porque él está muy ocupado.

Gràcia no podía creer lo que estaba oyendo pero, de inmediato, se percató que se trataba de una prueba. Miró a la secretaria, sonrió y se fue a pasear al perro y a comprar el tabaco.

A su vuelta la secretaria le condujo al despacho del Sr. Lligoña que le estaba esperando y le dijo:

—Joven, hay muchos estudiantes de derecho que tienen muy buenas notas, pero muy pocos que tengan espiritu de sacrificio y eso es lo que yo estoy buscando, queda contratado a prueba durante dos meses.

A los dos años de ese día, cuando Gràcia obtuvo la licenciatura en derecho, se había convertido en una pieza esencial del despacho, y el Sr. Lligoña le hizo socio con un 20%.

Como ves, eran otros tiempos, entonces era más fácil abrirse camino que ahora.

Pero el tipo de casos que llevaba Jaime Lligoña Alcón eran de perfil bajos, accidentes de tráfico, juicios de faltas, separaciones canónicas (no existía el divorcio), deshaucios y alguna demanda civil.

Aunque Gràcia ganaba dinero como socio de Lligoña, no le satisfacía el tipo de casos que llevaba, así que tomó una decisión arrriesgada, ya que tenía una niña pequeña y una hipoteca que pagar, y decidió buscar nuevos horizontes profesionales. Tomó una hoja de papel del Timbre del Estado de 5 pesetas y escribió:

A LOS ILUSTRES SEÑORES ABOGADOS QUE LEAN ESTA INSTANCIA

Josep-Antoni Gracia Vicente, mayor de edad, casado, responsable, imaginativo y tenaz, padre de una niña de 1 año, abogado con ganas de aprender, con domicilio en Barcelona, carretera de la Bordeta 61, 1º 2ª, teléfono 2476778,

EXPONGO

A. Que tengo interés en progresar profesionalmente y busco trabajo como pasante en un despacho de abogados.

B. Que no me importa el sueldo, ni las condiciones, ni las vacaciones, ni el horario, sólo me interesa aprender.

SOLICITO

Que acepte mi candidatura, porque estoy seguro de que conmigo va a acertar.

Barcelona, 12 de enero de 1982.

Y la pegó con cinta adhesiva detrás de la puerta de la sala de togas de los antiguos juzgados del passeig Lluís Companys, que entonces se llamaba de Victor Pradera. La nota sólo duró una hora colgada, el prestigioso abogado Rafael Garrido González la leyó, se la metió en el bolsillo y llamó a Gràcia. Al día siguiente ya estaba contratado.

Gràcia no puso condiciones, aceptó ganar menos de la mitad de lo cobraba. Eran tiempos en que los pasantes no tenían ni seguridad social, ni desempleo, ni seguro médico, sólo espíritu de sacrificio y ganas de trabajar.

En el bufete de Rafael Garrido Gràcia encontró el tipo de casos de nivel que estaba buscando, clientes importantes como LA INDUSTRIAL SEDERA SA, o el por aquél entonces conocido notario Joaquín de Prada González, empresas de todos los sectores, casos complejos que exigían esfuerzo y dedicación. Gràcia poco a poco se fue convirtiendo en una persona imprescindible del despacho en el que introdujo nuevas formas de gestión, en una época en que los abogados trabajaban sin ordenadores y con copias en papel carbón.

Uno de sus primeros éxitos fue la sentencia del Tribunal Constitucional 95/1987, 8 de Junio de 1987 en recurso de amparo.Homenaje a Rafael Garrido González

Gràcia estuvo seis años con Rafael Garrido.

To be continued....

 

 

 

Resto de página incial Al principio de su carrera fue abogado del Turno de Oficio y llevó muchos casos penales. Sin embargo el mundo del derecho penal no le satisfacía y, poco a poco fue derivando sus preferencias hacia el derecho civil y mercantil. Su espíritu inquieto siempre le ha llevado ha explorar nuevas fronteras profesionales y a asumir retos, lo que le ha permitido gestionar a lo largo de los 33 años de experiencia materias tan diversas como juicio de propiedad intelectual, derecho de marcas, contratación administrativa, concursos de acreedores, urbanismo, gestión de juntas de compensación, defensas en delito fiscal, estafas, alzamiento de bienes y eso sin dejar de lado el dereho de familia, con separaciones y divorcios del más alto nivel.