English Català
Ves al inicio > documentos

Negligencia profesional de gestor

Erola gracia Nuestra clienta confió en su gestoría de toda la vida para que, como en años anteriores, le hiciese la declaración de renta. Pero aquel año era distinto: se había divorciado, había recibido una compensación por la mitad del domicilio familiar y, con ese dinero, se compró otra vivienda habitual.

La gestoría no declaró ni el dinero cobrado ni la deducción por reinversión. El resultado fue que tuvo que pagar un montón de dinero. Esta es la demanda de resarcimiento de daños que presentamos contra la gestoría.

1. Hechos

1.1. Arrendamiento de servicios

La Demandada es una gestoría que se dedica, entre otras actividades, al asesoramiento tributario y confección y presentación de declaraciones tributarias. La Actora era clienta habitual de la Gestoría, que la asesoraba fiscalmente y le confeccionaba, cada ejercicio, la declaración de IRPF.

La Actora contrató los servicios de la Gestoría para que le asesorara, preparara y presentara la declaración de IRPF y le entregó todos los documentos relevantes, entre ellos:

Los elementos fiscalmente relevantes de la sentencia, el convenio y la escritura de compra son que la Actora:

La Gestoría preparó la declaración de IRPF, que daba una cuota a devolver, y la presentó a la AEAT. Al hacerlo, cometió dos gravísimos errores:

Adjunto declaración de renta original confeccionada por la Gestoría (documento 4) y copia de la misma declaración enviada por fax desde la Gestoría a la empresa en la que trabaja la Actora (documento 5), tal como se puede comprobar por la impresión automática de envío de fax que hay en el encabezamiento de cada hoja.

1.2. Inspección tributaria

La AEAT inició actuaciones inspectoras y requirió la aportación de documentos, en relación con la declaración de renta (documento 6).

Posteriormente, la AEAT emitió notificación de trámite de alegaciones y propuesta de liquidación provisional (documento 7) sobre la base de que no se declaró la ganancia patrimonial derivada de la adjudicación de la mitad indivisa de la vivienda conyugal al esposo, ni tampoco la deducción por reinversión en la compra de un nuevo domicilio habitual, con pérdida del derecho a la misma:

(...) Por tanto, al no haber consignada en apoyo declaraciones la ganancia patrimonial obtenidas por la venta de apoyo vivienda habitual, ni haber ejercido la opción a la exención parcial (por la Inversión realizada en el, ejercicio) o total (por Compromiso a la reinversión del total obtenidas en los dos años posteriores a la transmision de apoyo vivienda habitual), procede tributar por su totalidad de la ganancia obtenida.

La Actora entregó la notificación a la Gestoría, quien le dijo que presentarían alegaciones y todo quedará solucionado.

La Gestoría presentó a la AEAT un telegráfico y nada profesional escrito de alegaciones (documento 8), en el que se limitaba a informar de la sentencia de divorcio, afirmaba que había que aceptar exención por reinversión en la compra de vivienda habitual, y pedía el cierre y anulación del expediente. El escrito no contiene argumentos legales, ni justificación razonable lo que pide, ni está firmado por la Actora.

La AEAT inició expediente sancionador (documento 9) y nuevamente la Actora entregó la notificación a la Gestoría, que prometió que haría todos los trámites y que no se preocupara de nada. El expediente sancionador se cerró con la imposición de una sanción. Adjunto notificaciones de liquidación (documentos 10 y 11).

La AEAT emitió notificación de resolución con liquidación, por la que se fijaba la deuda tributaria. Adjunto notificación (documento 12).

1.3. Ejecución, embargo y pago

La AEAT dictó diligencia de embargo de la vivienda de la Actora por la deuda derivada de la cuota, y la sanción, más intereses (documento 13).

Ante esta situación, la Actora, acompañada de su hijo, fue a la Gestoría y pidió explicaciones. La Gestoría acabó reconociendo el error y que, desde el principio, sabían que el problema no tenía solución y habían estado haciendo gestiones con ZURICH, aseguradora de responsabilidad civil, para tratar de encontrar una solución satisfactoria. Como justificación, entregaron a la Actora copia de la póliza de seguros con ZURICH, notificación de siniestro, y justificante de envío por fax al corredor de seguros (documento 14).

Visto el embargo de su vivienda, la Actora no tuvo más remedio que pedir un préstamo personal a un banco, con un interés anual del 14%, y pagó la deuda Adjunto certificado de la AEAT, justificativo que la deuda está extinguida (documento 15).

1.4. Reclamación por negligencia profesional

Justo antes de que la AEAT desestimara las alegaciones y emitiera la liquidación, la Actora consultó con un abogado, que le informó de que la gestoría había cometido dos errores insuperables al no declarar el incremento patrimonial y no haber ejercido el derecho a la deducción por reinversión, que ya se había perdido al no haber sido ejercitado dentro del plazo legal. Esto significaba que, de haberse hecho la declaración correctamente la parte no exenta de la ganancia hubierasido mayor, por lo que la cuota de IRPF habría sido menor, con una diferencia, en perjuicio de la Actora. Adjunto informe tributario (documento 16).

El abogado reclamó a la Gestoría el resarcimiento de los daños y perjuicios, pero esta respondió rechazando la reclamación, negándose a dar los datos de la Aseguradora y sosteniendo que no habían recurrido la liquidación porque "esa decisión la tomó la clienta", sin tener presente que ellos mismos habían redactado, firmado y presentado el escrito de alegaciones (ver documento 8). Adjunto respuesta (documento 17).

1.5. Diligencias preliminares

La Actora instó diligencias preliminares de juicio contra la Gestoría para exhibición de la póliza de seguro de responsabilidad civil profesional. El expediente lo tramitó el Juzgado de Instancia 3 de Calamocha, ​​bajo el número 236 y, en acta de audiencia , el administrador de la Gestoría reconoció que "no existe ninguna póliza y no ha existido nunca una póliza ". Adjunto solicitud de diligencias preliminares, auto de admisión y acta de audiencia (documentos 18 a 20).

Sorprende extraordinariamente que la Gestoría entregase a la Actora una supuesta póliza de ZURICH y una notificación de siniestro (ved documento 14) y que, requerida judicialmente, negase su existencia. Es obvio que la Gestoría mintió, o cuando facilitó la póliza, o cuando hizo la manifestación en el Juzgado.

2. Derecho

2.1. Competencia

Son competentes los tribunales de Barcelona, puesto que este es el domicilio de la demandada —artículo 51 LEC—.

2.2. Legitimación

La legitimación activa corresponde a la Actora porque contrató los servicios de la demandada y se ha visto perjudicada por una actuación negligente; la pasiva corresponde a la Gestoría, porque prestó el asesoramiento profesional a la Actora.

2.3. Procedimiento

Se seguirán los trámites del procedimiento ordinario, dado que la cuantía del procedimiento supera los 6.000 €—artículo 249.2 LEC—.

2.4. Cuantía

La cuantía del procedimiento es de [*]€.—artículo 249.2 LEC—.

2.5. Acción ejercitada

Ejercitamos una acción de reclamación de indemnización de daños y perjuicios derivados de prestación de servicios defectuosos por negligencia profesional, con sede en los artículos 1.101 a 1.107 CC y en la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Paral la viabilidad de la acción deben concurrir tres requisitos:

2.5.1. Acción u omisión

Debe existir una actuación profesional negligente, ya sea activa u omisiva, presidida por el incumplimiento de la obligación general de prestar servicios con la diligencia adecuada. El artículo 147 LGDCU provoca la inversión de la carga de la prueba, de forma que es el prestador del servicio al consumidor quien debe probar que actuó con todas las exigencias del caso:

Artículo 147. Régimen general de responsabilidad. Los prestadoras de Servicios serán responsables de los Daños y perjuicios causados ​​a los consumidores y usuarios, salvo que prueba que han Cumplido las exigencias y Requisitos reglamentariamente establecidos y los demas cuidados y DILIGENCIAS que exigen la naturaleza del Servicio.

En este caso, la actuación negligente de la gestoría es clara, manifiesta e inexcusable, al no incluir en la declaración de renta la ganancia patrimonial y el derecho a la deducción por reinversión, error inexcusable para un profesional dedicado al asesoramiento fiscal.

2.5.2. Daño

Las omisiones en la declaración han provocado a la Actora un perjuicio que se concreta en la cuota diferencial que ha tenido que pagar por no haber declarado la ganancia y la deducción por reinversión, y el importe de las sanciones.

Concretamente, el daño se compone de:

Así, la Actora ha sufrido un perjuicio económico de [*]€. Hay que observar que no se reclaman ni intereses de demora ni bancarios del crédito que la Actora ha tenido que pedir para pagar a la AEAT y levantar el embargo de su vivienda.

2.5.3. Relación de causalidad

La relación de causalidad es clara, manifiesta y directa: si la demandada hubiera hecho la declaración de renta correctamente, la Actora no hubiera tenido que pagar lo que ahora reclama.

2.6. Costas

Se impondrán al vencido—artículo 394 LEC—.