English Català
Ves al inicio inicio >

Recuperación de impagados

Los impagados son una plaga. Se ha perdido el pudor a dejar de pagar y quienes deben algo lo encuentran normal. Esto se debe, en parte, a la ineficacia de los métodos de recuperación de deudas y la ingenieria de ocultación que algunos deudores han desarrollado.

Las vías para recuperar un impagado son:

Las típicas agencias de cobro

Utilizan nombres rimbombantes como, COBRADOR TORERO, MONJE ACREEDOR, MAGO PERSEGUIDOR, o cosas por el estilo. Sugieren que un personaje estrafalario se dedica a perseguir al deudor para avergonzarle y hacerle pagar. La realidad es que se limitan a una gestión convencional porque han tenido tantos percances y denuncias que han abandonado los métodos que les dieron fama. Estas agencias suelen cobrar una cuota de apertura y un elevado porcentaje de lo que recuperan. Su ventaja es que el cliente sólo gasta la cuota y su inconveniente su poca eficacia porque los deudores han aprendido a no temerlas.

El abogado

Su actividad suele estar enfocada a la reclamación judicial. El deudor tiene la percepción, desde el primer momento, que una reclamación de un abogado puede acabar en un juzgado. La ventaja del abogado es la percepción del deudor de la seriedad de la reclamación y el inconveniente el elevado coste que comporta.

El Método Captura de Impagados®

Algunos de nuestros clientes habían probado con una agencia, y se vieron decepcionados; otros acudieron a abogados convencionales y tuvieron que tirar su crédito a la papelera, demasiado caro poner un juicio. Entonces perfeccionamos un sistema que tuviese las ventajas de las agencias de recobros y de los abogados pero que tratase de evitar los inconvenientes de ambos. Así nació el Método CAPTURA DE IMPAGADOS®.

¿En qué consiste?

Es un sistema de recuperación de deudas que se basa en la filosofía de unir lo mejor de dos mundos, la insistencia de una agencia y la cobertura legal de un abogado, combinándolo con un criterio de economía de costos para que reclamar una deuda no sea prohibitivo. A estos principios generales unimos nuestros conocimientos expertos en la ingeniería de ocultación que usan algunos deudores para esconder sus bienes y nuestra experiencia en delitos económicos, como alzamiento de bienes o insolvencias.

Fases

El procedimiento se divide en dos fases: reclamación y ejecución.